Nuestra Historia

Historia de ORFA

El proceso organizativo de la comunidad del Archipiélago Residente en Bogotá se ha venido gestando desde el momento mismo en el que los primeros isleños llegaron   a la capital con el propósito de capacitarse en las universidades capitalinas o de superarse y realizarse profesionalmente. Estas acciones si bien se desarrollaban de manera espontánea y esporádica por algunos estudiantes, fue a partir de 1.968, cuando un grupo mayor de isleños egresados de la primera promoción de bachilleres de San Andrés, en conjunto con algunos que habían llegado años antes ,decidieron reunirse para formar un grupo de isleños en Bogotá.

Para la época, el propósito de la unión, era el de compartir con otros isleños, y lograr una integración para sobrellevar el proceso de adaptación a las nuevas condiciones lejos de casa. Los temas de las reuniones se centraban en la difusión de noticias provenientes del archipiélago, así como comentarios acerca de la problemática de las islas o de decisiones gubernamentales que afectaban la vida cotidiana de los pobladores de las islas.

Con la llegada de nuevos estudiantes y personas que ya habían empezado a radicarse en la capital, se creó la primera organización formal que funcionaba como una ONG, y que se denominó “CLUB ARCHIPIÉLAGO UNIDO”. El propósito general era el de lograr la integración de los isleños que se encontraban en Bogotá y a través de este grupo, establecer sistemas de ayudas y apoyo entre los miembros, manifestarse sobre situaciones que afectaban el archipiélago, apoyar y proponer proyectos que redundarían en beneficio de la comunidad.

En este mismo sentido, el grupo propendía por, reivindicar la pervivencia de los isleños, y la formación de líderes, crear espacios, sociales, deportivos y culturales, con los cuales se pretendía mantener algunas de las tradiciones autóctonas. De aquella época se recuerda la creación de un periódico quincenal, en el que se expresaban opiniones de los isleños residentes en Bogotá sobre diversos temas y se hacían propuestas para el desarrollo del archipiélago.

Años más tarde, debido   al incremento cada vez mayor de isleños en Bogotá por la falta de oportunidades en el campo educativo y el laboral en el Archipiélago, se gestionó y se logró la adquisición de una sede que sirviera de punto de encuentro y de referencia constante de los miembros de la comunidad en Bogotá y al tiempo sirviera de puente entre estos y el Archipiélago. Con este propósito, se creó la FUNDACIÓN CASA DE SAN ANDRES, PROVIDENCIA Y SANTA CATALINA. No obstante la falta de recursos y de apoyo tanto gubernamental como comunitario para el sostenimiento de la casa y el desarrollo de los proyectos, llevó al cierre temporal de la casa, a la casi extinción de la fundación y a la preocupante situación hoy por cuanto que, la casa está ocupada por personas ajenas a las islas y a la comunidad raizal.

Creación de ORFA

En el año 2.004, un grupo de raizales residentes en Bogotá retomaron la idea de organizar a la comunidad Raizal residente en la capital, idea que se consolidó con la creación de la Organización De Los Raizales Residentes Fuera Del Archipiélago De San Andrés, Providencia Y Santa Catalina – ORFA, la cual tiene sus puertas abiertas a todos los y las raizales que residen en la ciudad de Bogotá que quieren pertenecer a ella que se comprometen a trabajar por el logro de los objetivos que están centrados en el fortalecimiento de la identidad, en la defensa de los derechos, étnico, culturales, políticos y sociales, el mejoramiento de la calidad de vida de los miembros, la integración y la solidaridad entre todos. (Conocer más de nuestros objetivos)

Hoy esta organización cuenta con más de un centenar de miembros activos y una base de contactos de aproximadamente 700 raizales residentes en la ciudad.